La vuelta del Power Suit

Las últimas temporadas hemos vistos el resurgir de una de las  piezas que se han transformado en un aliado del closet de todas las mujeres de negocios e  It girls del momento.

Ya desde principios del siglo pasado el traje con pantalón estuvo ligado al movimiento feminista y a las sufragistas, fue usado por las mismas como  rebelión para reclamar que tenían los mismos derechos a  desempeñar las mismas funciones de sus pares masculinos. Luego con la Segunda Guerra Mundial las mujeres vuelven a hacer uso del traje al insertarse en la vida económica y social de forma activa en  funciones de secretarias o en fábricas industriales en labores asignadas al género masculino, debido a la falta de mano de obra masculina que estaba en la guerra.

Acabada la guerra, las mujeres de nuevo son relegadas a un segundo plano, como siempre, la ropa que es un medio de comunicación no verbal lo refleja, vuelven los vestidos voluptuosos con el tan aclamado New Look, corsés y guantes, aunque no por ello menos hermoso, con una función definida de relegarles a ser simples maniquíes del estereotipo de la ama de casa ideal y mujer trofeo.

Pero es en los años 60 que adquiere nueva popularidad un traje de corte masculino propuesto por el diseñador Francés de origen argelino para la mujer con la pieza ´´Le Smoking´´ de  Yves Saint Laurent en 1966 en su colección dedicada al Pop Art, creando revuelo en la sociedad de la época. Actrices como la francesa Catherine Deneuve lo inmortalizaron.

Y es que el Suits desde su implementación en el vestuario femenino tuvo como objetivo otorgarnos empoderamiento frente a los hombres de negocios, nada más basta recordar la década de los 80´s por el diseñador italiano Giorgio Armani que adaptó el traje sastre masculino de negocios a la mujer, otorgándole un uniforme apto para empoderarlas en las funciones que hasta aquel momento se le atribuían más a los hombres.

Hoy este traje vuelve con fuerzas renovadas, ya no solo lo usan las mujeres de negocios sino que lo encuentras en looks casuales de la vida diaria, en combinaciones de estilo comfy, las pasarelas del momento lo muestran en variedad de colores, cortes y texturas para diversas ocasiones.

En la alfombra  roja de las premiaciones más importantes a nivel mundial se  ha posicionado como una opción diferente y elegante frente al vestido de gala tradicional.

Esta temporada no ha sido la excepción, nada más hay que ver la entrada triunfal de Naomi Campbell al desfile de la marca YSL, en una versión renovada del  tuxedo en paillettes negros. Giorgio Armani lo mantiene clásico,  sofisticado jugando con los cortes y colores de forma sutil, siempre presente en su propuesta.

Marcas como Off-White nos han mostrado sus propuestas llenas de  looks desestructurados con elementos del Hip-Hop y la moda deportiva. Otras por el contrario han optado por propuestas dramáticas, jugando con la silueta como por  ejemplo Balmain.

Y qué decir de las marcas low cost más famosas como ZARA, H&M, Asos o Forever 21 que en sus páginas ya le tienen una sección  fija con propuestas súper diferentes que atraen a una Generación Z más joven que busca la comodidad y romper con los paradigmas del género de estilo más gender.

O las miles de fotos de las principales influencers de modas con sus looks saliendo de las semanas de la moda llenan las redes sociales, con una gran variedad donde sobresalen los colores vibrantes mezclados con tendencias de calle.

Lorenny Solano está más segura que no debe de faltar en tu armario un espectacular Suits tanto en versión vestido como pantalón, inspirado en los colores del trópico.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X